Seleccionar página

Lleva casi tres décadas dedicada a la docencia. Rosario Roales se estrenó como profesora en la capital onubense, en el Instituto número 2, el actual Fuentepiña, hace veintiocho años y, a lo largo de su carrera profesional, ha ejercido en centros de distintos puntos de la provincia onubense y de Sevilla. Tras lo cual regresó a la capital onubense, al número 2, y finalmente se incorporó a la plantilla del Centro Integrado de Formación Profesional Rodríguez Casado, en La Rábida, en el que lleva catorce años, y del que hace un año y dos meses es la directora.

Señala que nunca se planteó dedicarse a la docencia. Hizo la carrera de Derecho, “y para mí dedicarme a la enseñanza era impensable, pero los avatares del destino me llevaron a esta profesión y puedo asegurar que es una de las profesiones más bonitas del mundo“. Indica que en ella “se comparten alegrías, tristezas, desafíos, triunfos y fracasos de los alumnos“.

Siempre ha impartido clases en cursos superiores, en lo que era la antigua FP, cuando eran cinco años, en cuarto y quinto, y ahora, en los ciclos formativos, también en los grados superiores. “El alumnado está muy motivado, le gusta lo que hace, elige el ciclo que quiere, viene a hacer lo que realmente quiere hacer“.

Subraya que hay que apostar por la Formación Profesional. Se declara “cien por cien defensora de la Formación Profesional“. Apunta que “en España todavía quedan muchos años para que la Formación Profesional llegue a los niveles del resto de los países de la Unión Europea“. Incide en que “aquí todavía sigue habiendo muchos más titulados universitarios que técnicos en Formación Profesional . Hay mucha demanda tanto de técnicos como de técnicos superiores por parte de las empresas y todavía no está considerada en nuestro país como realmente debe estar, es una enseñanza dirigida a que el alumno llegue al mercado laboral, es una enseñanza profesional“.

Explica que con el nuevo proyecto que se puso en marcha hace cinco años en su centro, la Formación Profesional Dual, “creo que es el motivo del Premio Onubenses del Año, el alumno contacta con la empresa desde que entra a cursar el Ciclo Formativo, “lo que es muy bueno tanto para la empresa como para el centro, alumnado y profesorado“.

Destaca que es una formación que se realiza en régimen de alternancia entre el centro educativo y la empresa. “El centro imparte unos conocimientos teóricos mínimos imprescindibles y es en la empresa donde el alumno completa su formación . El estudiante, que es como el antiguo aprendiz, adquiere los conocimientos principalmente durante el trabajo. Esto supone una motivación fundamental para el alumno, es una actividad formativa coordinada entre el centro y las empresas“.

En el Rodríguez Casado se imparten cinco ciclos de Formación Profesional Dual, y en algunos de los cuales “los alumnos van al centro, a partir del segundo trimestre, sólo un día a la semana, el resto está en la empresa y aprende el contenido de los módulos trabajando“.

En este sentido, resalta la colaboración de las empresas. “Hay muchísimas empresas implicadas en todos los niveles. Nosotros en los cinco ciclos formativos podemos tener más de veinticinco empresas“. Comenta que las empresas “se están enterando de lo que es la Formación Profesional Dual y cada vez están más implicadas“.

Roales aboga por una reforma de la Secundaria Obligatoria y “que la enseñanza sea un compromiso político a nivel de estado, no puede ser la educación algo partidista, debe haber un compromiso en materia educativa a nivel estatal“, a lo que añade que los continuos cambios de leyes educativas “hace que estemos metidos en un sistema, en el que no sabemos a veces por dónde tirar y cómo afrontar los cambios, y eso descontrola mucho tanto al alumnado como al profesorado, por eso pienso que la educación debe ser una cuestión de estado y no de partidos políticos“.

 

Subraya que en el Rodríguez Casado, “nos preocupamos mucho por el alumnado e intentamos implicarnos en todos los proyectos que beneficie a los alumnos“. Aparte de la FP Dual, tienen el proyecto Erasmus Plus y el ciclo bilingüe. “Hacemos todo lo que sea siempre en beneficio de los alumnos“.

Manifiesta que haber obtenido el Premio Onubense del Año “supone un reconocimiento que significa mucho, porque nunca pensé dedicarme a la enseñanza y es una profesión bonita, y este premio que se hace a mi persona lo hago extensivo a los miles de profesores que dedican su tiempo, esfuerzo e ilusión a la educación y a la enseñanza“.

Fuente: Huelva Información